¿Cómo saber si estamos realizando una correcta meditación?


Como toda disciplina, siempre se empieza por la práctica. Aunque a veces uno no tenga grandes meditaciones, el hecho de sentarse todos los días y generar el hábito, es el comienzo.

Le pedimos consejos a nuestro instructor en meditación, Julián Bonelli y nos compartió 3 tips para darnos cuenta si estamos meditando:

1- Cuerpo quieto. Si en la meditación realizamos pequeños movimientos como: acomodarnos en la silla, rascarnos o tocarnos alguna parte del cuerpo quiere decir que nuestra concentración no esta yendo a donde tiene que ir. Entonces la inmovilidad del cuerpo es un indicio de que estamos realizando la meditación correctamente, o al menos que estamos bien encaminados.

2- Ojos cerrados e inmovilidad de los mismos. Podemos ser consientes de qué hacen nuestros ojos mientras están cerrados. Entonces si notamos que se mueven o que no están elevados mirando el entrecejo, es claro que la energía esta yendo en otra dirección y no vamos a lograr profundidad en la meditación.

3- Respiración calma. Mente calma y respiración calma van de la mano. Una es indicio de la otra. Si la respiración esta agitada, la mente estará saltando de pensamiento en pensamiento. Entonces la calma primero, la respiración y la mente seguirán. Y siempre tener en cuenta que si nos desconcentramos podemos volver a empezar.

Paso a paso para una correcta meditación

Julián Bonelli nos enseña un paso a paso de ejercicios físicos para que sea más fácil incluir la meditación en nuestros hábitos y así concebirla como parte de la rutina diaria.

1-Tomamos aire por nariz y tensamos todo el cuerpo mientras mantenemos el aire, imaginamos que se llena de energía todo nuestro cuerpo, exhalamos y relajamos todo el cuerpo. Lo repetimos 3 veces.
2-Movemos hombros hacia atrás, 3 veces y luego, hacia adelante, 3 veces.
3-Movemos la cabeza hacia un lado y hacia el otro, por un lado, tomamos aire, y por el otro exhalamos. Repetimos 3 veces.
4-Movemos la cabeza hacia atrás y hacia adelante. Repetimos 3 veces.
5-Pie derecho tensamos los dedos, aflojamos. Pie izquierdo tensamos los dedos, aflojamos.
6-Pantorrilla derecha, tensamos y aflojamos. Pantorrilla izquierda tensamos y aflojamos.
7-Todo el cuádriceps tensamos y aflojamos. El otro, tensamos y aflojamos.
8-Un glúteo lo tenso y aflojo. El otro glúteo, tenso y aflojo.
9-Introducimos el estómago para dentro, tensamos y aflojamos.
10-Puño y antebrazo de un lado, tensamos y aflojamos. El otro puño y antebrazo, tensamos y aflojamos.
11-Del codo al hombro tensamos y aflojamos. Del otro lado lo mismo, tensamos y aflojamos.
12-Tenso todo el cuello, levanto los hombros, tensamos y aflojamos.
13-Repetimos una vez más desde el punto 5.

Estos ejercicios nos sirven para relajar y liberar tensiones en nuestro cuerpo físico. Dependiendo de nuestras tareas diarias, las tensiones se pueden localizar en diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo si trabajás en una oficina tus tensiones posiblemente seas mas frecuentes en tus hombros o cuello, pero si tu tarea diaria tiene más que ver con caminar o moverte mucho, seguramente será en piernas o cintura.


La función de relajar y tensar es que la energía en todo tu cuerpo sea uniforme. Esto ayuda muchísimo al intentar meditar.

Si querés aprender más, desde Simple & Real te proponemos sumarte a nuestros programas para cambiar tus hábitos, generar una mejor calidad de vida y mantenerla en el tiempo.