EUR Estoy transitando la menopausia. Cómo aliviar las molestias. Qué consecuencias trae esta etapa de la vida. - Simple y Real

Estoy transitando la menopausia. Cómo aliviar las molestias. Qué consecuencias trae esta etapa de la vida.


Tras la menopausia, los ovarios pueden generar muy poco estrógeno. Los bajos niveles de éste y de progesterona aumentan el riesgo de sufrir algunos problemas de salud.

Entre los problemas de salud más comunes que aparecen en los años posteriores a la menopausia se encuentran:

Enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos (cardiovasculares). Cuando los niveles de estrógeno disminu

yen, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Osteoporosis. Durante los primeros años después de la menopausia, es posible que se pierda densidad ósea a un ritmo rápido, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis. Las mujeres posmenopáusicas con osteoporosis son especialmente susceptibles a fracturas de columna vertebral, caderas y muñecas.

Incontinencia urinaria. A medida que los tejidos de la vagina y de la uretra pierden elasticidad, es posible que se experimente una fuerte necesidad frecuente y repentina de orinar seguida de una pérdida involuntaria de orina (incontinencia urinaria por urgencia) o pérdida de orina al toser, reír o levantarte (incontinencia por esfuerzo). Es posible que aparezcan infecciones de las vías urinarias con más frecuencia.

Función sexual. La sequedad vaginal debido a la disminución de la producción de humedad y la pérdida de elasticidad pueden causar malestar y un leve sangrado durante las relaciones sexuales. Además, la disminución de la sensibilidad puede reducir el deseo sexual (libido).

Aumento de peso. Muchas mujeres aumentan de peso durante la transición menopáusica y después de la menopausia debido a que el metabolismo se torna más lento.

Problemas bucales. La boca seca y un mayor riesgo de tener caries son más comunes después de la menopausia.

Desde Simple & Real te contamos que hay muchas medidas importantes que podes tomar para reforzar tu salud en esta etapa, y así evitar la llegada de estas complicaciones.

Cuidar la alimentación se impone como una tarea fundamental con una dieta que sea lo más natural posible. Se deben evitar los azúcares y las harinas refinadas y apostar por alimentos frescos y comidas que contengan estrógenos (como la quinoa) y grasas esenciales que nos ayuden a cuidar también nuestra salud cardiovascular, como el Omega 3 o el Omega 6, que además son perfectos para reducir algunos síntomas, como los sofocos.

Además, como la menopausia logra bajar el calcio de nuestros huesos también es aconsejable incorporar y aumentar el nivel de alimentos con calcio que incorporamos en nuestro día a día.

La menopausia reduce la tasa metabólica y en ocasiones genera también cambios físicos corporales, como la hinchazón o el aumento de peso, por eso, el ejercicio físico es necesario, ya que ayuda a ganar en calidad de vida, a regular esta tasa metabólica, a activar nuestras funciones vitales, a controlar nuestro peso y, sobre todo, a sentirnos mejor.

El fortalecimiento de los músculos del piso pélvico con ejercicios de Kegel pueden ayudar a aliviar los síntomas de incontinencia.

Por último, el consejo más importante, es el descanso. Tener buenas rutinas de sueño y dedicar tiempo al descanso es fundamental ya que durante la menopausia los síntomas hacen que nos sintamos más fatigadas y si no le damos al cuerpo el respiro que merece él solo no va a poder hacerlo.

Entonces, decimos que alimentación equilibrada, actividad física regular, bajo nivel de estrés y descanso reparador son claves para transitar esta etapa de la vida y disfrutarla con plenitud.

Si estás transitando esta etapa de tu vida y necesitas un acompañamiento profesional, te invitamos a que te sumes a nuestros programas de Simple & Real y mejores tu calidad de vida.