ARS Somos familia desde hace muchísimo tiempo. - Simple y Real

Somos familia desde hace muchísimo tiempo.


Así de primitivos seguimos siendo, en nuestros genes, en nuestra historia. Este mes celebramos el Día Internacional de la Familia.

Cada año, el 15 de mayo, se celebra en el mundo el Día Internacional de la Familia desde 1994, promulgado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Somos familia desde hace muchísimo tiempo. Como mamíferos, las primeras familias entendidas como la unión entre un macho y una hembra junto con sus hijos y prole, debieron establecerse como unión hará unos 4 millones de años, cuando surgieron los primeros homínidos primitivos.

Y si bien los tiempos han cambiado la familia sigue siendo la célula principal de la sociedad, es donde se aprenden los valores y la práctica de éstos constituye la base para el desarrollo y progreso de la sociedad. Es, quizá, el único espacio donde nos sentimos confiados, plenos; es el refugio donde nos aceptan y festejan por los que somos, sin importar la condición económica, cultural, intelectual, religión a profesar o preferencia sexual. La familia nos cobija, apoya, nos ama y respeta.

Años atrás, se entendía por familia a aquella integrada por la madre, el padre y los hijos, un concepto clásico llamado familia nuclear. En la actualidad, el término se ha ido modificando. Ahora el concepto no sólo se centra en los lazos consanguíneos, sino que nuestra familia puede ser el grupo de personas con el que nos sentimos protegidos, amados y felices.

Así se conocen hoy como familia extendida (con abuelos, tíos, primos), monoparental (sólo con la madre o padre), homoparental (pareja homosexual, con hijos biológicos o adoptados),  ensamblada (agregados de dos o más familias) y familia de hecho (pareja sin vínculo legal).

Cualquiera de ellas tiene los mismos derechos, obligaciones y objetivos, desde la contención individual y social.

Derecho a amor, aceptación, alimentación, cobijo, obligación de educación, pautas y reglas.

Para desarrollarse en armonía y saludable, física, mental y emocionalmente hablando.

Dar ejemplo es la mejor manera de educar, se educa con lo que se es, muy poco con lo que se dice y algo con lo que se hace. Y que mejor forma de comenzar a fomentar hábitos más saludables en casa siendo los padres y madres los que comiencen a practicarlos y a adquirirlos.

Los hábitos se adquieren con la repetición constante de unas rutinas que las acabamos convirtiendo en una costumbre. Adquirir esas rutinas desde pequeños hace que sea muy fácil lograr los hábitos. Con comida real comofrutas, verduras, carnes, huevos y evitando los ultraprocesados. Esto se logra cuando se comparte en familia todo el proceso: desde la compra de la materia prima en la verdulería, carnicería, optando por productos orgánicos, frescos, de estación, la elaboración sin aditivos, la cocción, y luego el servir y saborear con atención plena al plato, los sabores, los olores. Todo esto culmina en disfrutar de la reunión en la mesa.

Desde S&R te brindamos información para una adecuada alimentación, para promover la actividad física, administrar el uso de tecnología, mejorar la calidad de los momentos de ocio en familia y mantener vínculos saludables entre sus miembros. Tarea nada fácil, pero no por ello imposible.

Uno de los tips que utilizamos de base es generar un concepto adecuado de alimentación saludable y que los integrantes de la familia lo asocien a un momento placentero, que genere bienestar y unidad.

¿Cuáles son los beneficios de comer en familia?
  • Reduce trastornos mentales y obesidad en niños.
  • Disminuye el aislamiento e incursión en drogas en adolescentes.
  • Niños y adolescentes tienen más probabilidades de consumir alimentos saludables, y son menos propensos a desarrollar trastornos alimenticios.
  • En adolescentes se evidencia mayor autoestima y satisfacción con la vida, conductas más confiables y útiles hacia los demás, y una mejor relación con sus padres. Mejor vocabulario y rendimiento académico, menores tasas de embarazo en adolescentes y ausentismo escolar, mayor resiliencia al estrés.
  • A los adultos nos permite un acercamiento a nuestra pareja, a nuestros hijos, y la posibilidad de aprovechar ese tiempo para escuchar, corregir, aconsejar y participar en su crecimiento.

Muchas veces, con las actividades y las corridas de la vida actual cuesta coordinar esa reunión familiar. Pero aunque uno coma antes y otro después, igual se puede compartir la mesa como centro de diálogo, sin dispositivos. Puede no lograrse todos los días o en todas las comidas; pero si nos los proponemos veremos que 2 a 3 comidas por semana se pueden compartir, y sería muy bueno al menos una al día.

Lo habitual es la primera: el desayuno, antes de que cada miembro inicie su actividad. O la culminación del día: cena,el resumen del día sin TV, sin celular, sin PC.


Temas - Etiquetas: ,

Artículos relacionados

Pilares de la salud

Cuatro patas tiene una mesa, cuatro patas tiene una silla, cuatro patas los animales que caminan, corren, galopan; cuatro ruedas un auto….para contrarestar la gravedad, para no caer, y hasta para levantarse más rápido, no? Por eso cuatro pilares básicos tienen nuestros programas para mantenernos saludables. Alimentación con alimentos, comida real. No productos, procesados, artificiales, […]

Leer más -->

Los primeros 1000 días de vida, ventana de oportunidades.

Para generar el hábito del lavado de dientes en los chicos la clave es comenzar desde bebés. Es muy importante la constancia y dar el ejemplo.

Leer más -->

Tu cuerpo toma lo que necesita: ¡agua!

La demanda dicta la oferta…

Leer más -->

La falta de ejercicio, principal marcador de riesgo para la salud.

Volvamos al movimiento, al contacto con la naturaleza y a los vínculos sociales. Somos la consecuencia de lo que aprendemos desde nuestro hacer.

Leer más -->